Comments and emails can be done in English, thank you.














Viaje fabuloso.1998

Viaje fabuloso.1998

Viaje a dos tintas.1998

Viaje a dos tintas.1998

Los dos consejeros.1998

Los dos consejeros.1998

Equinoccio (díptico) 1998

Equinoccio (díptico) 1998

Caricia.1998

Caricia.1998

La cagada.1998

La cagada.1998

Angel.1998

Angel.1998

Saltos.1998

Saltos.1998

Personaje con mariposas.1998

Personaje con mariposas.1998

Payaso alado.1998

Payaso alado.1998

Avisorando.1998

Avisorando.1998

Conversación debajo del árbol.1998

Conversación debajo del árbol.1998

Picando la fruta.1997 y Miscelánea.1998 (díptico anacrónico)

Picando la fruta.1997 y Miscelánea.1998 (díptico anacrónico)

Me asomo (tríptico).1997

Me asomo (tríptico).1997

Tres y tres.1997

Tres y tres.1997

Nubes y frutas.1997

Nubes y frutas.1997

Díptico con nuez.1997

Díptico con nuez.1997

Cangrejo sordo.1995

Cangrejo sordo.1995
Aludiendo a un conocido chiste.

Las anclas 1995

Las anclas 1995
Un intrincado mundo orgánico con su toque de erotismo.

la vaca que subió al cielo. 1995

la vaca que subió al cielo. 1995
este dibujo junto a otro llamado "Al oido" sirvieron apra armar el lienzo del mismo nombre pintado en 1997.

El juego. 1995

El juego. 1995
La parte izquierda de este díptico de 38 pulgadas de ancho (105 cms) dió lugar al lienzo "Eclosión", mi primera incursión en el acrílico. La parte derecha de esta pieza nunca la consideré totalmente terminada.

Reproducción de la Diacomea. 1995

Reproducción de la Diacomea. 1995
un motivo "vegetal-surrealista". Ojo: quizás la primera alusión a un corazón, elemento tan empleado posteriormente, aparezca aqui a la derecha arriba.

Abstracto. 1995

Abstracto. 1995
¿Una coyuntura ósea o una una rama de árbol? no, un trazo abstracto.

Proyecto.1995

Proyecto.1995
Con la influencia de las piezas de arcilla hechas en La Habana dibujo este "proyecto" a la plumilla.

Navegante.1995

Navegante.1995
Siempre he trabajado con barcos o al menos con recipientes que transportan personajes, este es uno de ellos.

Díptico. 1994

Díptico. 1994
Esta pieza es llamada genericamente "díptico de Mandy" porque estuvo en casa de Armando Gonzalez (músico) por un buen tiempo, es el doble de tamaño de la mayoría de los dibujos de ese año abarca unas 38 pulgadas de ancho ( unos 105 centímetros)

El Coronel no tiene quien le escriba, 1994

El Coronel no tiene quien le escriba, 1994
Por supuesto inspirado en la novela de García Márquez.

Jardín de Dulce María Loinaz.1994

Jardín de Dulce María Loinaz.1994
Tras haber tenido la experiencia de ilustrar poesias de Dulce María Lonaz me atrevo a dibujar algo relacionado con su novela "Jardín".

Sueño del escorpión.1994

Sueño del escorpión.1994
Evocando a alguien de este signo zodiacal

Boomerangs.1994

Boomerangs.1994
Recordando a Ariel Coroas, compañero del taller de ceramista, quien hacía piezas con estas formas.

Tipo mierda.1994

Tipo mierda.1994
Esta pieza repite la idea de una terracota en Cuba, fue uno de mis primeros dibujos en Estados Unidos.

Huevo de pandora. 1993

Huevo de pandora. 1993
Continuando una línea hecha en Cuba e interrumpida en el año y medio de estancia en Colombia hago este, probablemente mi primer dibujo del otro lado del charco.

Wednesday, May 6, 2009

Teoria de la conspiración de Adriana


El dibujo se pone de fiesta cuando Adriana Bonanni se enfrenta a una superficie en blanco para saturarla de lineas con lo cual parece estar tejiendo una incómoda teoría de conspiración, rara como todas estas teorías underground; por ello cuando digo “fiesta” no es porque sus temas sean divertidos, a no ser al ojo el cual canaliza el inefable placer estético.

Adriana se ubica entre esos dibujantes que hemos escogido lo grotesco, casi caricaturesco para manejarlo con toda libertad y desprejuicio; sus trabajos nos recuerdan ineludiblemente la caricatura política con una solapada mordacidad, la actitud cínica de algunos personajes frente a un linchamiento, el cuchicheo, los dedos apuntando, apoyando la palabra y esa gente alli reunida en una cancha, a la mesa o en comparsa pero sugiriendo cierta disconformidad, tal pareciera una protesta masiva.
Se denuncia (o al menos enuncia) la pasividad ante hechos espeluznantes y se delata o se deja al descubierto actitudes agresivas en hechos cotidianos regalándonos la acritud nuestra de cada dia.

Perros alternando con personajes en traje, la máscara, una víctima colgada, otra abierta entrañas al aire, son mensajes directos pero a veces un pollo reciencomprado en un mercado, la conversación agitada entre paisanos de quién sabe qué tema envuelto en el incógnito del gesto detenido nos insufla el mismo sentimiento de desconfianza, algo siniestro se trama.
Los títulos cortos, tajantes e incluso la ausencia de un título nos habla de la suficiencia del de la imagen para decirnos.
Aqui les sirvo a Adriana Bonanni, consúmanla con cuidado, tiene espinas; mastíquela bien, puede ser indigesta; disfrútela a plenitud, es una cena esquisita.

por: Roberto Wong, artista visual














"Final de fiesta"




















"Listo el pollo"



Friday, May 1, 2009

Fabelo, fabulero

Si se trata de dibujo se trata de Fabelo.

Aunque coincidí con Fabelo en los pasillos de la Academia San Alejandro no tuve el privilegio de estar en su clase de grabado; lo recuerdo en jeans, con una chaqueta en combinación, bajito y muy blanco, cabeza grande y redonda de pelo castaño; algunas de sus creaturas lo retratan un poco; no recuerdo haber sostenido ninguna conversación con él más allá de un comentario corto pero siempre fue afable.
Fabelo fue parte de la primera graduación del Instituto Superior de Artes de Cuba (1981) cuando aun era profesor de la Academia; las pocas veces que entré en aquella aula de tórculo y olor a tinta lo vi rayando papeles con sus personajes goyescos; algunos tuvieron el privilegio de obtener de su manos esas joyas del lapiz o la pluma.
A pesar de estar a la mano en la escuela o en las inauguraciones de expociciones Fabelo fue adquiriendo una dimesión legendaria, de esos artistas privilegiados por su talento y del que salen a chorros obras clásicas de la Historia del Arte.

Años más adelante supe que ha estado mucho tiempo en México; con una simple búsqueda en la internet se pueden apreciar sus exelentes trabajos; recientemente Galeria Mahxoly en Miami desplegó una decena de sus magníficas piezas de gran formato; mujeres-mounstruosmarinos, quijotes descontextualizados; Fabelo, fabulero vuelve a compartir su mundo de líneas y espacios bien empleados donde paradójicamente el “boceto” adquiere un acabado minucioso, se queda donde debe, ni un pelo más ni una escama menos.
A pesar de toda esa barahúnda estética sigo prefiriendo la intimidad de aquellos papeles que, como guaguas de La Habana, se atiborraban de pasajeros entre grises y transparentes.


por: Roberto Wong, artista visual